Lecciones de Liderazgo a lo Largo del Camino. Parte 4: Traición

Traición. El tercer desafío universal que los líderes enfrentan es la traición. Si ustedes recuerdan, he estado catalogando algunas lecciones de mi “viaje” de liderazgo durante las dos décadas pasadas, de acuerdo a los 5 desafíos universales de liderazgo de Allender en “Liderando con imperfecciones”. Las primeras dos, Crisis y Complejidad fueron difíciles, pero la traición ha sido aún más difícil.

Finalmente estoy progresando, gracias a mi esposa. Las esposas y los mejores amigos parecen que tienen una manera de cortar con toda la porquería y ver directo en nuestras almas. Mi esposa es mi mejor amiga así es que ¡obtengo una doble dosis! Le mencioné que los dos primeros desafíos de Crisis y Complejidad los había dejado atrás, pero que podría estar trabajando todavía en la crudeza de la traición, y estaba luchando para escribir porque no tenía ningún resumen claro qué compartir. Ella contestó “¿Por qué no solo eres auténtico y di que todavía estás en medio de este desafío”? Mi primera reacción fue ¿por qué haría yo una cosa así? Pero para cuando la sinapsis en mi cerebro formó esas palabras y las envió a mi boca, lo que salió fue “muy bien querida, es una gran idea”. Mi esposa tiene sabiduría con discernimiento y después de 28 años me he dado cuenta que ella tiene grandes ideas, entonces aquí estoy.

La Traición es una herida que “endurece el corazón contra el dolor y anula su hambre de intimidad”. El riesgo de líderes heridos es convertirse en narcisistas y auto-absorbentes. Como ninguno de estos temas aplican a mi persona (noten el  sarcasmo) me salté este capítulo…hasta que empecé a estar “enojado y malhumorado”.  Al preguntarle al Señor acerca de esto, El me permitió dejar pendiente el capítulo de Traición en esta etapa de mi “viaje”. Cuando Allender describió que la Traición viene en dos sabores diferentes: abandono y abuso, yo tengo nuevas categorías al pensar en este tema.

El Abandono. En algún punto enfrentaremos la Traición. Jesús lo hizo. El Rey David escribió de la agonía de la traición en Salmo 55:12-14:

“Si un enemigo me insultara,
yo lo podría soportar;
si un adversario me humillara,
de él me podría esconder.
Pero lo has hecho tú,
un hombre como yo, mi compañero, mi mejor amigo,
A quien me unía una dulce amistad…”

¿Pueden sentir el dolor de esto? Yo he sentido el abandono así:

    • Cuando estábamos pasando por un problema difícil con uno de nuestros hijos (quién de nosotros no ha tenido) “amigos cercanos” nunca nos preguntaron cómo iba ese asunto.
    • Otros se rehusaron o nos abandonaron para orar por nosotros.
    • Otros no se unieron a nosotros para ver un cambio positivo para resolver los problemas en la organización. Nos dejaron solos con la carga. Con el abandono viene la pérdida de relaciones y el gozo; la tristeza al sentir la pérdida de un amigo con quien una vez caminamos en dulce amistad. Traición.

El Abuso no tiene que ser físico. Muchas veces es emocional o verbal. Yo lo experimenté así:

    • Nosotros creamos un pacto de equipo para “guardarnos las espaldas” unos a otros de la crítica, para que después un par de miembros continuamente permitieron una triangulación. Ellos repetidamente rompieron el pacto permitiendo a otros que nos apuñalaran por la espalda con chismes y críticas, aún después de que los confrontamos.
    • El Abuso vino en forma de táctica de guerrillas pasivas-agresivas de gente que cordialmente sonreía frente a nosotros en un momento y eran participantes activos en una sesión amotinada de chismes a puerta cerrada en otro. Por cierto, no nos invitaban.
    • El Abuso vino en forma de otros deliberadamente representándonos de manera deformada y lo que dijimos para dañar y causar división.

Quizás estas traiciones de abandono y abuso no parecen tan serias, pero después de un tiempo un líder que no enfrenta o reconoce éstas heridas, puede desarrollar un muro de autoprotección. Más que ponerse enojado o de mal humor, un líder, de acuerdo a Allender, puede volverse cruel, defensivo, arrogante, despreciativo, emocionalmente aislado y aún un depredador sexual reflejando algunas de las características que asociamos con el término narcisismo.

¿Cómo podemos reconocer a tiempo las señales de advertencia de ser egocéntrico y narcisista? 

Continuaré con mis pensamientos sobre esa pregunta en el siguiente blog.

Acerca de Steve Morgan

I work in Global Leadership Development with Cru with my wife, Terry. We have been married 30 years and have 4 grown children. We have a Masters in Global Leadership together through Azusa Pacific University. I generally write about 5 “L’s: Living Well, Loving Deeply, Learning Continuously, Leading Courageously and Leaving a Legacy. I occasionally write about Laughing Loudly. Subscribe on the right side to receive an email whenever there is a new post. I invite you to leave your comments so we can dialogue on the various topics and learn from each other. If you are new to the site, you might start with looking at some of the top posts or doing a search on the right side bar for one of the 5 “L’s” that interest you. Or you can view the blog archives for topics. Photo Credit: sarahjoellephotography.com
Esta entrada fue publicada en Aprender continuamente, Dirigir con valor y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lecciones de Liderazgo a lo Largo del Camino. Parte 4: Traición

  1. Pingback: Siete prácticas para evitar ser un líder egocéntrico y narcisista | Equipo VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s