Evaluando durante las transiciones de vida

¿Te encuentras en una transición en tu vida o trabajo?  O, ¿te gustaría realizar algunos cambios para experimentar más gozo en tu vida normal?   El fin del año o el nuevo año es un tiempo ideal para reflexionar y evaluar hacia dónde vas y cómo vas en tu vida.  Escribí un artículo para ayudar en esta tarea:

Evaluando durante las transiciones de la Vida

“¿Cómo me gustaría ser recordado?” San Agustín dijo que hacerse esta pregunta de tu propio legado es el comienzo de la adultez. Una respuesta honesta y auténtica dice algo acerca de quién eres en la esencia de tu alma y personalidad. Es con lo que te identificas; es el propósito y pasión de tu vida que está codificada en tu alma.

Bob Buford en su libro “Medio Tiempo” dice que el juego se gana o se pierde en la segunda mitad, no en la primera. Sólo porque tuviste éxito en la primera mitad no significa que terminarás bien. También, si has cometido errores en la primera mitad, todavía hay tiempo para recuperarse. Especialmente en tiempos de transición o de cambio, necesitamos preguntarnos, “¿Qué me han dado?” y “¿Qué haré con eso el resto de mi vida?”.

“La prueba real de un hombre no es cuando juega el papel que él quiere, sino cuando juega el papel que el destino tiene para él”.  Vaclav Havel

“La cosa es entenderme a mí mismo, ver lo que Dios desea que haga…encontrar la idea por la cual puedo vivir y morir”.  Soren Kierkegaard

¿Entonces, cuál es el papel que Dios tiene para ti? ¿Qué es lo que Dios quiere que hagas el resto de tu vida? ¿Para qué quieres vivir o morir? ¿Cómo quieres ser recordado?

De nuevo, Bob Buford en su libro “Medio Tiempo” sugiere que hagamos un inventario durante este período de nuestra vida. El menciona a Soren Kierkegaard, teólogo y filósofo…”Si yo fuera un doctor y me pidieran consejo, yo respondería: Hagan silencio.” Un tiempo para hacer un inventario no puede ser en un tiempo ruidoso o con muchas distracciones. Nuestra primera mitad es usualmente un tiempo cuando tenemos mucho que hacer. Sin querer, la vida se llenó de ajetreo frenético y de distracciones crónicas. Bob nos anima a preguntar: “¿Fueron todas estas actividades importantes? ¿Fueron la clase de cosas por las que morirías? ¿Estás esperando más de lo mismo?

Ahora, puede ser que te despiertes cada mañana y estés listo para tu día como un caballo salvaje en la llanura ganando tiempo y esfuerzo con cada zancada. La vida y el ministerio son excitantes. Pero otros días o etapas de tu vida y ministerio puedes tener pavor, como ir al dentista para una endodoncia sin anestesia. A lo más hay estancamiento, con tu alegría que está en el exilio. Tienes montones de cosas qué hacer que han mermado tu pasión y ánimo y se han fundido en una gran obligación.

El error que con frecuencia hacemos en este punto es ponernos cómodos e ignorar la voz que te está diciendo que pares y escuches.

Bob Buford ofrece varias sugerencias:

·         Haz las paces con tu primera mitad. “El remordimiento es un sentimiento difícil con qué vivir: te asalta en maneras que debilitarán tu fortaleza e inspiración para continuar hacia cosas mejores.  Así, una de las primeras cosas que necesitas hacer en el medio tiempo es tener paz con los problemas de la primera mitad”.  Tienes una opción: puedes castigarte por errores pasados y por lo que deberías haber hecho…o puedes llegar a un arreglo con ellos a través de la gracia. Es importante que como adulto tomes responsabilidad de la transición, evitando una mentalidad de víctima para poder aprender lecciones importantes que te ayudarán en la segunda mitad.

·         Toma tiempo. Es importante en cada etapa de la vida tomar tiempo pasa pensar, meditar, reflexionar, escribir. Es especialmente importante durante las etapas de cambio.

·         Sé intencional. Esto es más que tomar tiempo para pensar. El medio tiempo necesita estructura y un plan que incluya: tiempo para orar y escuchar, tiempo en la Palabra, leer. Bob también sugiere que te hagas preguntas deliberadas:

a)     ¿Me falta algo ahora en mi vida que es importante para mí?

b)     ¿Qué es lo que me apasiona?

c)     ¿Quién soy?

d)     ¿Qué es lo que valoro?

e)     ¿Qué quiero estar haciendo en 10 años?

f)      ¿Cuáles dones me ha dado Dios?

g)     ¿Por qué estaría dispuesto a morir?

h)     ¿Qué es lo que me hace sentirme atrapado en mi trabajo o vida?

i)      ¿Cuáles cambios puedo hacer?

j)      ¿Qué necesito aprender? ¿Cuáles cambios necesito hacer para vivir con lo que demando de mí mismo y mis expectativas de la vida?

 

·         Comparte el viaje.  Compártelo con tu esposo(a). Compártelo con un amigo. No vayas solo o como un “llanero solitario”.  Vive el proceso en comunidad.

·         Sé honesto. Este es el tiempo de ser auténtico y genuino. Se lo suficientemente honesto para descubrirlo.

·         Sé paciente.  Disfruta el proceso. Te tomó muchos años para estar donde estás. No puedes cambiar de un día para otro.

·         Ten fe. Escucha la voz de Dios a través de Su Palabra creyendo que Él te guiará, Él tiene lo mejor para ti; Él nunca te dejará o abandonará; ¡Él está de tu lado!

Varias preguntas más para evaluar de Bob Buford:

1.      ¿Cómo ser recordado? Escribe descripciones de cómo tu vida y ministerio se verían si se convirtieran en lo que tú has deseado.

2.      ¿Estoy viviendo una vida balanceada? ¿Cuáles son los elementos en mi vida que merecen más tiempo?

3.      ¿En dónde busco inspiración o mentores?

4.      Peter Drucker dice que la realización personal y la comunidad son dos necesidades importantes. En una escala del 1 al 10 (10 el más alto) ¿Cómo me va en éstas áreas?

5.      ¿Qué quiero para mis hijos?

“Sentir que estamos ocupados usualmente no es el resultado de vivir una vida plena y de no tener tiempo. Al contrario, nace de un temor vago de que estamos desperdiciando nuestra vida. Cuando no hacemos lo que debemos qué hacer, no tenemos tiempo para nada más, somos la gente más ocupada del mundo.” Eric Hoffer.

“Una característica común en la gente ambiciosa es que, en cierto punto, olvidan su propósito. La ambición erosiona el vivir con propósito.” (Mark Buchanan en The Rest of God  -El Resto de Dios-  p.77)

Espero que esto ayude en tiempos de transición para evaluar y aprender. Quizás tu corazón resuene con el llanto de David en Salmo 139:23, 24:

“Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.”

Acerca de Steve Morgan

I work in Global Leadership Development with Cru with my wife, Terry. We have been married 30 years and have 4 grown children. We have a Masters in Global Leadership together through Azusa Pacific University. I generally write about 5 “L’s: Living Well, Loving Deeply, Learning Continuously, Leading Courageously and Leaving a Legacy. I occasionally write about Laughing Loudly. Subscribe on the right side to receive an email whenever there is a new post. I invite you to leave your comments so we can dialogue on the various topics and learn from each other. If you are new to the site, you might start with looking at some of the top posts or doing a search on the right side bar for one of the 5 “L’s” that interest you. Or you can view the blog archives for topics. Photo Credit: sarahjoellephotography.com
Esta entrada fue publicada en Amar profundamente, Aprender continuamente, Dejar un legado, Dirigir con valor, Formacion Espiritual, Liderazgo, Vivir con pasión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s